Make your own free website on Tripod.com
CALCIO DE CORAL
MAS INFORMACION SOBRE CALCIO
Home
ARTRITIS
DISTRIBUIDORES
SOLICITAMOS INVERSIONISTAS
INFORMACION CIENTIFICA
MAS INFORMACION SOBRE CALCIO
ENLACES MUY INTERESANTES
TESTIMONIOS

calciobuzo.jpg

 

SUGERENCIA .- Por ser un texto muy extenso, le recordamos que haciendo clic en Archivo, clic en Guardar como y clic en Guardar, puede bajarlo a su disco duro y a un diskette, si está en un Café Internet. 

 

                    Mas información sobre Calcios

 - Un tener un cuerpo atractivo necesita huesos fuertes. La formación del hueso requiere una cantidad suficiente de calcio en la dieta, pero a pesar del jugo de naranja fortificado con calcio y de los esfuerzos de la industria lechera, la mayoría de los norteamericanos están deficientes de calcio. El tomar suplementos de calcio es una manera simple de asegurarse de que está recibiendo la cantidad suficiente de este importante mineral. Una de las funciones más importantes del calcio es la de fortalecer los huesos. El cuerpo necesita también la vitamina D para ayudar con la absorción del calcio, trasladándolo del intestino a la sangre y de esta a los huesos, y también para mantener el nivel normal de calcio en la sangre. El mantenimiento del nivel de calcio en la sangre es esencial para la vida, especialmente para la función cardíaca. La dieta de las personas mayores por lo regular incluye menos calcio que el necesario, y la deficiencia del calcio afecta particularmente más a las mujeres después de la menopausia. Adicionalmente, en general, la absorción del calcio disminuye con la edad, algunas veces después de los 30 años en las mujeres y a los 40 en los hombres,  El Carbonato de Calcio ayuda en la menopausia

Las combinaciones de Calcio y Magnesio fortalecen los huesos y los dientes, y ayudan a la salud del corazón. Todos sabemos que una dieta rica en Calcio disminuye el riesgo de la Osteoporosis; ¡NUEVOS ESTUDIOS CIENTIFICOS revelan que este mismo mineral ayuda significantemente con la salud del colon!

Las últimas adiciones a nuestra línea de Calcio:
Calcio de Coral
El Calcio de Coral es la materia prima del calcio fosilizado que contiene trazas de más de 72 minerales extraordinariamente absorbibles. Pruebas en laboratorios confirman este contenido por lo que los doctores lo recomiendan. Miles de testimonios confirman sus beneficios. El Calcio de Coral ayuda al corazón, a los nervios y a los músculos.

Efectos del Calcio sobre la salud

Cuando hablamos del calcio algunas veces nos referimos a él con el nombre de cal. Es comúnmente encontrado en la leche y productos lácteos, pero también en frutos secos, vegetales, etc. Es un componente esencial para la preservación del esqueleto y dientes de los humanos. También asiste en funciones de los nervios y musculares.

 El uso de más de 2,5 gramos de calcio por día sin una necesidad médica puede llevar a cabo el desarrollo de piedras en los riñones, esclerosis y problemas en los vasos sanguíneos.

La falta de calcio es una de las causas principales de la osteoporosis. La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por una fragilidad de los huesos producida por una menor cantidad de sus componentes minerales, lo que disminuye su densidad.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, dentro de nuestros huesos se desarrolla una gran actividad biológica.  Continuamente los huesos se están renovando y el tejido óseo viejo se está continuamente reemplazando por tejido nuevo.  Durante la niñez y la adolescencia se crea más tejido óseo que el que se destruye.  Sin embargo, en algún momento, posiblemente cercano a los 30 o 35 años de edad el proceso se invierte y comenzamos a perder más tejido óseo del que podemos reemplazar.  En las mujeres al llegar la menopausia (cesación natural de la menstruación) se acelera el proceso ya que los ovarios dejan de producir la hormona femenina conocida como estrógeno, una de cuyas funciones es preservar la masa ósea. 

La evidencia sugiere que, en condiciones normales, para preservar la masa ósea se necesitan unos 1.000 miligramos (mg) diarios de calcio tanto para hombres como para mujeres que no han llegado a la menopausia.  Pasada la menopausia se necesitan unos 1.500 mg. 

Las principales fuentes de calcio son los productos lácteos.  Entre las fuentes de origen vegetal se encuentran en vegetales verdes como las espinacas.  También contienen calcio la col, la coliflor, las habichuelas, las lentejas y las nueces.

El calcio trabaja conjuntamente con el magnesio para formar nueva masa ósea.  Si se han de ingerir suplementos de calcio estos deben combinarse con magnesio en proporción de 2 a 1, es decir, si se ingieren 1.000 mg de calcio se deberán ingerir 500 mg de magnesio.  Algunas buenas fuentes de magnesio en la dieta son los guineos o bananos, los mariscos, los granos integrales, las nueces, las habichuelas, el salvado de trigo, las semillas y los vegetales de color verde.

Otras medidas importantes para la prevención de la osteoporosis son:

  • Hacer ejercicio regularmente (al menos tres veces por semana)
  • No abusar del azúcar, las grasas  saturadas y las proteínas animales
  • No abusar del alcohol, la cafeína, ni de las bebidas gaseosas
  • No fumar

Otros factores que aumentan las posibilidades de padecer osteoporosis son el factor hereditario y el stress.

El calcio cuenta

Los huesos son estructuras vivas que necesitan el mineral de calcio para desarrollar y mantenerse fuertes. La mayoría del calcio en nuestros cuerpos -- 99% -- se encuentra en los huesos. Sin suficiente calcio, los huesos se tornan frágiles y se quiebran fácilemente con muy poca presión. Debido a que muchos niños y adolescentes no están consumiendo la cantidad suficiente de calcio que necesitan, el número de huesos rotos y fracturados continúa aumentando en el país. Otros efectos de poco calcio en el cuerpo, como la osteoporosis, no se manifiestan hasta que somos adultos, pero esos problemas comienzan cuando no se obtiene suficiente cantidad de calcio de niños y adolescentes.

El comer y beber muchos alimentos con calcio durante la niñez puede ayuda al "banco de huesos" del niño a almacenar calcio para más tarde en su vida. Como adultos, ese calcio almacenado ayuda a los huesos a mantenerse fuertes. Si nuestros cuerpos están constatemente eliminando más calcio que reemplazandolo, los huesos se debilitan y existe una mayor probabilidad de quebrarse. Al ingerir la cantidad recomendada de calcio, se ayuda a que los huesos se mantengan fuertes.

El calcio también mantiene nuestros dientes y encías saludables a lo largo de nuestras vidas porque es lo que ayuda a que los dientes de leche y los de adultos se desarrollen debidamente y se mantengan fuertes para resistir las caries dentales. El calcio es también importante para prevenir enfermedades de las encías.

Obteniendo suficiente calcio

La tabla a continuación muestra cuánto calcio, en promedio, deben consumir a diario los niños y adolescentes.

Crisis de calcio: ¿Quien consume suficiente?

 Edad

% que cumple las recomendaciones de calcio

Niñas 2-8 años

79%

Niñas 9-19 años

19%

Niños 2-8 años

89%

Niños 9-19 años

52%

Fuente: Encuesta Nacional de Salud y Examen de Nutrición (NHANES)

Muchos niños y adolescentes no consumen suficiente calcio, a pesar de que una dieta rica en calcio y saludable no es tan difícil como mucha gente piensa.

El calcio en los niños

El consumo de calcio durante la infancia es vital para prevenir la osteoporosis en la edad adulta.

La masa ósea pico (MOP) es la máxima cantidad de tejido óseo que puede alcanzar un individuo durante su vida y, por lo general, esto ocurre entre los 30 y los 35 años de edad, pero el 80 por ciento de la misma se alcanza al final de las dos primeras décadas (antes de los 20 años).

Por esta razón, la prevención de la osteoporosis es considerada en la actualidad como un problema pediátrico. Se calcula que más del 50 por ciento de los niños no consumen los requerimientos diarios mínimos de calcio recomendados para lograr un desarrollo normal del esqueleto.

Esto es un hecho grave y se explica por los malos hábitos alimenticios de la población infantil, pues ellos prefieren tomar gaseosas, agentes descalcificantes de los huesos, en lugar de un vaso de leche.

Así mismo, consumen hamburguesas, papas fritas y refrescos que brindan bajas cantidades de calcio y sólo suplen parte de los 800 mg diarios que necesitan los niños en edad escolar y preescolar.

Los adolescentes
La situación es más grave con los adolescentes, quienes inician la etapa del ‘estirón’ en la cual los requerimientos diarios de calcio elemental se incrementan a 1.300 mg.

La MOP está influida por muchos factores: el principal es la herencia (el 60 por ciento), seguido por los hábitos (40 por ciento) como consumo de calcio, dieta balanceada y ejercicios.

Se ha demostrado que las mujeres sedentarias con dietas pobres en calcio durante la infancia y adolescencia, son propensas a sufrir de osteoporosis y fracturas a una edad mayor, sobre todo, después de la menopausia. Así mismo, hay evidencia de que el consumo de calcio durante la niñez y adolescencia es inversamente proporcional al índice de fracturas osteoporóticas.

En manos del pediatra está el papel orientador para aumentar el aporte de calcio en los niños mediante una dieta balanceada y con suplemento de calcio. Si actúas a tiempo, conseguirás un desarrollo adecuado del esqueleto del niño y menos casos de fracturas por osteoporosis cuando sea adulto.


Apuesta al futuro
Compara a la MOP con una cuenta de ahorros en donde durante la etapa productiva, guardas dinero (calcio) para asegurar un futuro mejor, pero si ahorras poco calcio en los huesos durante el proceso de maduración del esqueleto (infancia y adolescencia), se llegará en forma más rápida a una situación de pobreza del mismo (osteoporosis) en edades posteriores.

Sin lugar a dudas, es necesario compensar las deficiencias de calcio con el uso de suplementos. Dichos productos están disponibles en varias presentaciones.


Por último, recuerda que, como las reservas de calcio se inician desde la infancia, es importante suministrarles una dieta rica en este elemento; si por alguna circunstancia esto no es posible, se recomienda darles un complemento de calcio para fortalecer sus huesos


El
uso de antiácidos se ha popularizado ampliamente entre la población para el tratamiento de la acidez gástrica y uno de los productos más populares es el carbonato de calcio, además se encuentran en el mercado de venta libre los bloqueadores de histamina (bloqueadores H2), en presentaciones de menor concentración de las hasta ahora usadas profesionalmente.


Hace algunos meses, un grupo de investigadores del servicio médico del Veterans Affair Medical Center y perteneciente a la Universidad de Texas, efectuó un estudio experimental doble ciego, que comparó la capacidad de famotidina o carbonato de calcio para disminuir la secreción gástrica de ácido.


Para tal propósito seleccionaron 18 adultos sanos (10 hombres y 8 mujeres) en quienes determinaron los niveles basales de ácido antes de iniciar la experiencia, con el fin de verificar que auqellos se ajustaran a los parámetros considerados normales. El experimento consistió en pasar una sonda nasogástrica hasta el antrum del estómago, instilando ácido clorhídrico en solución 0.1 N, para mantener así un pH de 4.0. Después de una comida estándar, los voluntarios fueron asignados al azar para recibir placebo, 10 mg de famotidina o carbonato de calcio y se realizaron varias mediciones del contenido gástrico de ácido durante las siguientes nueve horas, a intervalos variables. En este lapso los sujetos ingirieron dos comidas adicionales y la experiencia completa abarcó tres días consecutivos.


Los investigadores encontraron que los niveles de ácido disminuían rápidamente después de la administración de carbonato de calcio persistieron y dicho efecto benéfico se prolongó hasta por nueve horas.

 

Aspectos preventivos de la ingesta de calcio en los

diferentes ciclos vitales del ser humano

Julián A. Herrera, M.D.  

Profesor Titular, Departamento de Medicina Familiar, Escuela de Medicina,

Facultad de Salud, Universidad del Valle, Cali, Colombia

RESUMEN

El calcio es un mineral necesario en el ser humano especialmente en etapas de crecimiento para su depósito a nivel óseo y a nivel bioquímico es necesario para la regulación de diversas respuestas celulares. Es importante suplir las necesidades fisiológicas del mineral sobre todo en la gestación y la adolescencia donde sus requerimientos están aumentados y en los ancianos con estados carenciales y riesgo de osteoporosis. De acuerdo con las características socioeconómicas de muchos grupos vulnerables la dieta no es suficiente para completar las necesidades fisiológicas del mineral por lo cual la suplementación nutriciónal se convierte en una opción con una buena relación de costo-efectividad. En la suplementación profiláctica o terapéutica de calcio se han observado diferencias entre las distintas sales de calcio con una mayor biodisponibilidad y tolerancia gastrointestinal con el citrato de calcio lo que es importante en la adherencia al protocolo preventivo sobre todo en las embarazadas.

Palabras clave: Calcio. Prevención. Osteoporosis. Preeclampsia.

 

 

El calcio es un mineral necesario para su depósito a nivel óseo en etapas de crecimiento y para regular diversas respuestas celulares donde obra principalmente como un segundo mensajero. En los diversos ciclos vitales del ser humano hay unas mayores necesidades fisiológicas del mineral sobre todo en la gestación y en la adolescencia, mientras en el anciano con estados carenciales y riesgo de osteoporosis también es importante con fines preventivos.

Las recomendaciones de ingesta de calcio durante la gestación difieren mucho entre los países aun con poblaciones semejantes, con un aumento de ingesta relativo a la mujer no embarazada que va desde cero hasta 800 mg/día o más. Una de las razones de esta variabilidad se debe a las diferencias sustanciales en los promedios de ingesta de calcio entre países. Las ingestas de 200-500 mg/día son típicas de América Latina, África y Asia, donde el consumo de lácteos es bajo, mientras que en países del norte de Europa, Norte América y Australia es de unos 1000 mg/día, Además las dietas que derivan el calcio de alimentos vegetales principalmente, pueden tener compuestos que interfieren con la absorción del calcio y reducen su biodisponibilidad.

Como pueden ocurrir algunos grados de adaptación en grupos que habitualmente consumen dietas bajas en calcio, muchas veces los comités de expertos tienen en cuenta el promedio de consumo del mineral para fijar las recomendaciones acordes con éste y por tanto estas recomendaciones serían aplicables sólo a grupos que consumen una dieta específica en determinada región.

Otra de las razones de la variabilidad en las recomendaciones de calcio se debe al actual estado de desconocimiento acerca de los requerimientos del mineral para la reproducción humana y la lactancia. En general, estos se han calculado añadiendo a los de la mujer no embarazada ni lactante, la cantidad que cubra el costo de calcio para el crecimiento fetal y la producción de leche. Sin embargo, es posible que alteraciones en la absorción y excreción mediadas por cambios metabólicos, puedan compensar por estas necesidades extras sin necesitar cambios grandes en la dieta.

Aunque la evidencia científica de la economía del calcio durante la gestación humana es muy limitada, en teoría, aproximadamente unos 200-300 mg de calcio/día se depositan en el esqueleto fetal durante el tercer trimestre de la gestación. Si la dieta de la embarazada no provee suficiente calcio para el desarrollo fetal, el crecimiento del feto se podría afectar adversamente, o el calcio ser podría liberar del esqueleto materno donde se encuentra más del 98% del mineral, con posible efecto a largo plazo en la salud de la madre. Sin embargo, debido a que se absorbe alrededor de un tercio del calcio dietario, es posible que los cambios en la absorción, el metabolismo y la excreción puedan asegurar suficiente calcio a la placenta sin recurrir al esqueleto materno o necesitar grandes aumentos en la ingesta. En resumen, la ingesta inadecuada de calcio durante la gestación puede afectar el feto y su crecimiento. Las recomendaciones se deben basar en la situación particular de cada embarazada tanto al inicio del embarazo como sus posibilidades a través de toda la gestación.

La movilización del calcio del hueso materno podría dar soporte al crecimiento fetal y a la producción de leche materna si la ingesta de calcio fuera insuficiente. Sin embargo, se han observado cambios en el contenido mineral del hueso materno y en la absorción, excreción y en el metabolismo, pero se desconoce si estos cambios son modificaciones fisiológicas normales o son una respuesta a la insuficiente ingesta de calcio. Tampoco se conocen las consecuencias de estos cambios en la salud de la madre a corto plazo. La evidencia de que cambios óseos que acompañan la gestación y la lactancia pueden aumentar el riesgo de osteoporosis, no es muy concluyente.

Es necesario tener en cuenta la baja biodisponibilidad de calcio en la dieta, en especial por el alto consumo de alimentos de origen vegetal, que son el mayor componente de la alimentación diaria. Los productos lácteos son las únicas fuentes animales de consumo, que se ingieren en niveles muy bajos en muchos países, sobre todo en grupos de menores ingresos. Es muy poca la posibilidad de llenar las necesidades del mineral sólo con la dieta, más aún en la gestación cuando las necesidades del calcio aumentan en forma considerable.

Se sabe que las variaciones en la ingesta de calcio en la dieta tienen un resultado directo sobre la medida de la presión arterial por cambios en las concentraciones de calcio extracelular. El aumento de los niveles de calcio extracelular ha permitido estabilizar la membrana de las fibras musculares vasculares debido a reducción de la conductancia iónica de la membrana celular lo cual limita la despolarización y la permeabilidad de la membrana a cationes monovalentes y bivalentes y lleva por último a un descenso del tono vascular. Otro aspecto es que el calcio en el ser humano es un inductor de la fosfolipasa A necesaria para producir ácido araquidónico y un inductor de la óxido nítrico sintetasa para formar óxido nítrico. Por esto completar los requerimientos fisiológicos de calcio es importante para mantener estable el tono vascular sobre todo en pacientes expuestos a riesgo. Se cree que hay una conexión potencial entre la baja ingesta de calcio y desórdenes hipertensivos del embarazo debido a que la incidencia de eclampsia es mayor en países donde la ingesta basal diaria de calcio es baja (incidencia de la eclampsia: 0.16-1.2%, promedio ingesta basal de calcio: 240-360 mg/día) si se compara con una incidencia menor en países con una mayor ingesta basal diaria de calcio (incidencia eclampsia: 0.04-0.09%, promedio ingesta basal de calcio: 884-1100 mg/día). Los estudios de meta-análisis han incluido tan sólo ensayos clínicos controlados con placebo y se han visto los efectos protectores del calcio para la enfermedad hipertensiva del embarazo, únicamente cuando la ingesta basal de calcio de la gestantes fue menor a 900 mg/día (OR = 0.32, i.c. 95% 0.21-0.49).

Es evidente que la gestación es un período crítico para la ingesta de calcio en la dieta del ser humano sobre todo en gestantes expuestas a riesgo. Asimismo es importante en el período de adolescencia donde hay unos mayores requerimientos fisiológicos del mineral por un crecimiento acelerado con unas mayores necesidades de calcio para el esqueleto. El aumento de la ingesta con la dieta o la suplementación de calcio en el período de adolescencia es muy importante como preventivo en el riesgo de osteoporosis, de modo especial en las mujeres. En el anciano el aumento de ingesta del mineral en la dieta o la suplementación de calcio es importante de manera particular en estados carenciales y en riesgo de osteoporosis ante el descenso en la resorción ósea y pérdida de masa ósea.

Los grupos poblacionales de menores ingresos tienen limitaciones para garantizar una adecuada ingesta de calcio en su nutrición por el costo elevado de los alimentos con contenido rico de calcio, como leche y derivados lácteos. Se observa un mejor vínculo de costo-efectividad en la suplementación oral con fines preventivos para programas de salud pública sobre todo en poblaciones vulnerables.

Hay diversas sales de calcio para la suplementación oral, pero se observan ciertas diferencias con implicaciones profilácticas o terapéuticas. En un estudio in vitro con seis sales de calcio (lactato, carbonato, citrato, gluconato, fosfato y citrato malato), se observó que cuando las sales se sometían a un pH de 2.0, similar al pH gástrico, 90% se solubilizaron en forma iónica; sin embargo, cuando el pH era alcalino (pH 7.0, como el intestinal) sólo el citrato cálcico y el citrato malato formaron niveles altos de complejos solubles. En otros estudios hubo mujeres postmenopáusicas que recibieron 500 mg de calcio elemental proveniente de carbonato de calcio, citrato de calcio y placebo; en las curvas de variación basal para el calcio sérico se vio un mayor cambio, 94%, para el citrato de calcio con respecto a los otros grupos y lo mismo para el calcio urinario, 41%, un mayor cambio en el citrato de calcio si se compara con los demás grupos. Al evaluar los valores de la hormona paratiroidea y de la resorción ósea, el citrato de calcio fue el que mostró un mayor descenso de la hormona, lo que significa una mayor disminución de la pérdida ósea con respecto a los otros grupos. Otro estudio en diabéticos observó cómo el suministro de calcio de fuentes distintas hizo disminuir los niveles de hormona paratiroidea, la resorción ósea y, por tanto, la pérdida ósea. Así se demostró la utilidad del suplemento de calcio en individuos con riesgo de osteoporosis.

En un estudio de meta-análisis para evaluar 15 trabajos diferentes, se comparó la absorción del carbonato de calcio y el citrato de calcio en 184 sujetos, y se observó que el citrato de calcio tiene una mayor absorción en un rango de 22-27% de aumento en su biodisponibilidad. Otros estudios en hombres jóvenes y mujeres sanas postmenopáusicas demostraron alza en las calcemias: 76% con el citrato de calcio, si se compara con los niveles séricos del carbonato de calcio; hubo una correlación significativa con descenso en el nivel de hormona paratiroidea, en la resorción ósea y por tanto en la pérdida ósea. En un grupo de 236 mujeres postmenopáusicas que recibieron 1600 mg de citrato de calcio, comparado con un grupo placebo, se observó que la administración prolongada de citrato de calcio por 48 meses bajó las alzas de la hormona paratiroidea relacionadas con la edad y, por tanto, disminuyeron la resorción y la pérdida de masa ósea. En los estudios in vitro y en seres humanos se han visto ventajas considerables en la suplementación de citrato de calcio en cuanto a biodisponibilidad, mayor descenso en los niveles de hormona paratiroidea y resorción ósea, con respecto a otras sales de Calcio

Como es indudable la necesidad de completar los requerimientos fisiológicos de calcio en la gestación, especialmente en gestantes de riesgo para preeclampsia, en la última década se han hecho múltiples estudios a nivel internaciónal que han demostrado beneficio únicamente en gestantes con baja ingesta diaria de calcio (< 900 mg/día). El grupo de investigación de la Universidad del Valle en la última década efectuó dos ensayos clínicos controlados en Colombia, luego un ensayo clínico poblacional en siete departamentos del sur-occidente de Colombia, y en el último año un estudio cooperativo entre Colombia, China y Bangladesh en el sur-este asiático, en los que se administraron calcio y ácido linoleico con fines profilácticos a un total de 4,200 gestantes en riesgo. Se observó una baja en la incidencia de preeclampsia y en su letalidad, debido a reducción del síndrome de Hellp y eclampsia. Esta reducción es comprensible si se tiene en cuenta que todas las gestantes eran de nivel socioeconómico bajo (régimen subsidiado en salud) con una baja ingesta diaria de calcio (< 900 mg/día) con alto riesgo obstétrico, psicológico y social. La combinación de calcio y ácido linoleico ha demostrado un efecto protector por aumentar los niveles de prostaglandina E que es el antagonista fisiológico de la angiotensina II, potente vasoconstrictor al que son altamente sensibles las gestantes que por último desarrollan preeclampsia.

Para suplementar el calcio oral con fines profilácticos en la gestante, es necesaria una buena tolerancia gastrointestinal para asegurar que se sigue el protocolo, pues debe recibir a diario el calcio durante la segunda mitad del embarazo y por lo general recibe otros micronutrientes. Por esta razón el citrato de calcio tiene ventajas debido a sus más bajos índices de dispepsia y flatulencia lo que asegura una alta tasa de cumplimiento en las embarazadas.

En conclusión el calcio es un mineral indispensable para el depósito óseo y cumple además funciones fisiológicas a nivel celular en el mantenimiento del tono vascular, por lo que es importante completar sus necesidades fisiológicas sobre todo en tres ciclos vitales del ser humano: gestación, adolescencia y vejez, y tiene un impacto preventivo en la salud pública.

REFERENCIAS

1. Novak EJ, Rabinovitch P. Improved sensitivity in flow cytometric intracellular ionized calcium measurement using Fluo-3/Fura red fluorescence ratios. Cytometry 1994; 17: 135-141.

2. National Academy of Sciences. Recent development in maternal nutrition and their implications for practitioners. Am J Clin Nutr 1994; S59.

3. López-Jaramillo P. Prevention of preeclampsia with calcium supplementation and its relation with the L-arginine: nitric oxide pathway. Braz J Med Biol Res 1996; 29: 731-743.

4. Hytten F, Chamberlain G. Clinical physiology in obstetrics. Blackwell Sc. Publ., Oxford, 1980.

5. Hatton DC, Yue Q, McCarron A. Mechanisms of calcium’s effects on blood pressure. Semin Nephrol 1995; 15: 593-602.

6. Dominiczak AF, Bohr DF. Cell membrane abnormalities and the regulation of intracellular calcium concentration in hypertension. Clin Sci 1990; 79: 415-423.

7. Jones W. Altered ion transport in vascular smooth muscle from spontaneously hypertensive rats. Influence of aldosterone, norepinephrine, and angiotensin. Circ Res 1973; 33: 563-572.

8. McCarron DA. Is calcium more important than sodium in the pathogenesis of essential hypertension? Hypertension 1985; 7: 607-27

9. Moncada S, Vane JR. Arachidonic acid metabolites and the interactions between platelets and blood-vessel walls. N Engl J Med 1979; 300: 1142-1147.

10. López-Jaramillo P. Calcium, nitric oxide and preeclampsia. Semin Perinatol 2000; 24: 33-36.

11. Repke JT, Villar J. Pregnancy-induced hypertension and low birth-weight: the role of calcium. Am J Clin Nutr 1991; 54: 237S.

12. Villar J, Belizan JM. Some nutrient different hypotheses: disparities in trials of calcium supplementation during pregnancy. Am J Clin Nutr 2000; 71: 1375S-1379S.

13. Song YM, Sep WH, Lee WJ. Acute biochemical variations induced by calcium citrate and calcium carbonate in type 2 diabetic patients: impaired calcium absorption in type 2 diabetic patients with prolonged gastric emptying time. J Diab Comp 2001; 15: 97-102.

14. Guillemant J, LE H, Maria A. Acute effects of oral calcium load on parathyroid function and on bone resorption in young men. Am J Nephrol 2000; 20: 48-52.

15. Riggs BL, O’Fallon WM, Muhs J. Long-term effects of calcium supplementation on serum parathyroid hormone level, bone turnover, and bone loss in elderly women. J Bon Min Res 1998; 13: 168-174.

16. Seller J, Stewart A, Haynes S, et al. Pharmacokinetics of calcium absorption from two commercial calcium supplements. J Clin Pharmacol 1999; 39: 1151-1154.

17. Roth-Basell HA, Clydesdal FM. In vitro solubility characteristics of six calcium salts. J Food Prot 1992; 55: 1003-1005.

18. Heller HJ, Greer LG, Haynes SD. Pharmaco-kinetic and pharmacodynamic comparison of two calcium supplements in postmenopausal women. J Clin Pharmacol 2001; 41: 116-120.

19. Sakhaee K, Bhuket T, Adams-Huet B, et al. Meta-analysis of calcium bioavaibility: a comparison of calcium citrate with calcium carbonate. Am J Therap 1999; 6: 313-321.

20. Herrera JA. Nutritional factors and lateral et reduce pregnancy-induced hypertension in positive roll-over test primigravids. Int J Obstet Gynecol 1993; 41: 31-35.

21. Herrera JA, Arévalo-Herrera M, Herrera S. Prevention of preeclampsia by linoleic acid and calcium supplementation: A randomized controlled trial. Obstet Gynecol 1998; 91: 585-590.

22. Herrera JA. Resultados de la aplicación del modelo biopsicosocial en el occidente de Colombia. Cap. IX. En: Herrera JA, Cáceres D, Gracia B. Aplicación de un modelo biopsicosocial para la reducción de la mortalidad materna y perinatal en Colombia. Bogotá: Ministerio de Salud-Universidad del Valle, 1997.
 

Cuánto calcio es suficiente?

Fuentes de calcio

Obteniendo suficiente calcio

Pirámides de alimentos

Actividad física y huesos